21.7 C
Puebla
miércoles, enero 12, 2022
spot_img

El día que el Papa Francisco conoció las artesanías poblanas

Más leídas

El Sumo Pontífice agradeció el gesto de las mujeres que acudieron a visitarlo y les dio su bendición.

Staff Hipócrita Lector

Se llama el programa Manos del Mundo en el Vaticano y el nombre no podía ser más atinado, sobre todo para el caso de un grupo de productoras de artesanías poblana que viven 10 mil 137 kilómetros, en un municipio expulso de mano de obra migrante y que se llama Izúcar de Matamoros.

Para presentarse ante el jefe de la Iglesia Católica, las mujeres optaron por entregarle una virgen de barro policromado de Izúcar de Matamoros, así como artículos bordados por su propia mano.

Las imágenes del momento en que estos dos mundos se encontraron -el artesano y el representante de Dios en la tierra- dijeron todo sobre el éxito de la misión: sonrisas del pontífice, reverencia de las artesanas y la secretaria de Economía, Olivia Salomón, así como de la comitiva gubernamental.

La respuesta del Papa Francisco fue el agradecimiento total a las poblanas, a quienes dio su bendición y expresó sus mejores deseos para que sigan adelante con su trabajo, les ofreció una estancia cálida en la Ciudad del Vaticano y un re- torno tranquilo a la entidad poblana.

El encuentro con Francisco ocurrió luego de la inauguración de un punto de venta en el llamado brazo de Carlo Magno, en la Plaza de San Pedro, a la salida de la Basílica.

Los productos artesanales que las y los poblanos ofrecen a la comunidad vaticana y del mundo son de papel amate bordado, esferas de palma tejidas a mano, muñequitos de tela ataviados con trajes típicos, esferas de Chignahuapan, talavera, vidrio soplado y la metalistería.

El programa Manos del Mundo en el Vaticano es una iniciativa de cooperación que dignifica a las personas por su trabajo y promueve la superación personal.

spot_img

Más artículos

Últimas noticias

spot_img