10.6 C
Puebla
viernes, diciembre 9, 2022
spot_img

La trama de lavado goza de cabal salud

Más leídas

Han pasado 42 días desde que los reporteros Víctor Hugo Arteaga y Néstor Ojeda revelaran la Operación Angelópolis que tiene como finalidad investigar el lavado y evasión de 427.1 millones de pesos, a través de una red de 32 empresas, entre las que se encuentra Multisistema de Noticias Cambio, editora de Diario Cambio, y en la que participan como socios el coordinador de Morena en San Lázaro, Moisés Ignacio Mier Velazco, y el “doctor” José Arturo Rueda Sánchez de la Vega, actualmente preso por el delito de extorsión y uso de recursos de procedencia ilícita. En todo este tiempo nos hemos enterado que Rueda era más que el director de un medio dedicado al sensacionalismo: encabezaba una auténtica mafia dedicada a la extorsión, siempre amparado en su atuendo de periodista -que de reportero tiene lo que nosotros de químicos biomoleculares-. También nos enteramos de una serie de municipios que formaban parte de la red de proveedores de recursos que primero pasaban por el filtro de Rueda y luego llegaban a los bolsillos del exauditor Francisco Romero Serrano, preso en el penal de San Miguel por violencia intrafamiliar y uso de recursos de procedencia ilícita. La Operación Angelópolis solo fue la punta de iceberg. Después supimos de la historia en la que participan los familiares de Ignacio Mier y los sospechosos vínculos con el diputado federal Mario Miguel Carrillo Cubillas, primo del dirigente nacional de Morena, Mario Delgado Carrillo, a quien es el verdadero jefe del coordinador del Grupo Parlamentario morenista en la Cámara de Diputados. Las revelaciones de las que hemos dado cuenta este medio implican a Moisés Villaverde Mier, sobrino de Nacho Mier y suplente de Miguel Carrillo en la diputación federal. A este grupo de morenistas se suma el morenovallista Eduardo Izcoa Reyes, hermano de Sandra Izcoa, otrora poderosa mano derecha de la exgobernadora Martha Erika Alonso Hidalgo. ¿Hasta dónde llegará este escándalo? Nadie lo sabe a ciencia cierta. Lo que sí existen son elementos suficientes para proceder legalmente por evasión fiscal en contra del sobrino de Nacho Mier y sus socios. No hay vuelta de hoja. Los tiempos de jauja de Mizco Consultores y Diario Cambio quedaron sepultados por una sola razón: se cumplió con la ley.  

 

Piaxtla y el encubrimiento 

Nelly Maceda Carrera es la diputada federal de Morena por la Mixteca poblana y es la principal operadora de Ignacio Mier Velazco, jefe del Grupo Parlamentario de Morena en San Lázaro, en esa zona con miras a que se convierta en candidato del partido guinda a la gubernatura de Puebla. Doña Nelly, nos cuentan, estaba metidísima en su trabajo y pese a los escándalos que azotan a su jefe no dejaba de decir a propios y extraños que el verdadero gallo era el dogerista. Así estaba todo hasta que la desgracia llegó a la Mixteca, para ser más precisos, en el municipio de Piaxtla. Un buen día (el 10 de junio pasado), los policías municipales de ese lugar detuvieron a un sujeto de 45 años y le propinaron una golpiza hasta causarle la muerte. Los uniformados manipularon la escena del crimen y consiguieron un dictamen médico que asentaba una muerte natural. Pero el delito no pudo ser encubierto y los responsables se dieron a la fuga. El problema escaló y el alcalde Miguel Maceda Carrera puso tierra de por medio y se escondió para no ser capturado, mientras su hermana Nelly se encargaba de impedir su detención. La actitud del edil causó extrañeza entre las autoridades ministeriales, por lo que fue puesto en la mira. Ahora se sabe que no está involucrado en la trama, pero nadie sabe cómo es que los policías involucrados terminaron siendo dados de alta como elementos de Seguridad Pública municipal en Santa Isabel Cholula. ¿Quién los protege? ¿Quién promovió su incorporación? ¿Quién autorizó el cambio? 

spot_img

Más artículos

Últimas noticias

spot_img