15.8 C
Puebla
jueves, enero 6, 2022
spot_img

El Ex Gobernador Terrenal fue por su Vacuna

Más leídas

Tony Gali llegó a formarse para su tercera dosis de la vacuna anticovid.

Y hubo quienes celebraron en redes sociales que el ex gobernador se comportara como un ciudadano normal.

¿A qué hemos llegado?

¿Qué se pretende con elogiar a alguien que ocupó la gubernatura en el pasado reciente en su inédito papel del ciudadano Gali?

Varios ex gobernadores han venido a formarse en las filas de la vacuna.

Don Melquiades Morales lo ha hecho tres veces.

Lo hizo también don Guillermo Pacheco Pulido.

Mario Marín la recibió en su junior suite del Cereso de Cancún, Quintana Roo.

Sólo don Manuel Bartlett no se forma.

A él se la fueron a poner en su privado de la Comisión Federal de Electricidad.

¿De qué privilegios tendría que gozar Tony Gali para no formarse o recibir su AstraZeneca en la sala de su residencia?

¿Gali, acaso, salió bien de su gobierno y no está bajo sospecha en los temas de obras públicas y manejos financieros?

¿Camina por las calles de Puebla como si no debiera nada?

¿O habita un lugar pequeño debajo de su cama?

De ese sitio salió precisamente para irse a hacer la fila este miércoles.

Cosa curiosa:

No hubo quien le pidiera una selfie o un autógrafo.

Llegó, entró, se formó y pasó desapercibido como cualquier hijo de vecino.

Salió sobándose, incluso.

(Se vale sobar).

Espero sentado los diez minutos de rigor.

Y finalmente abordó su poderosa camioneta prieta y blindada para perderse en los caminos de la ciudad en dirección del club de golf La Vista, donde habita una residencia brutal, enorme, muy lujosa.

Es el precio de ser ex gobernador.

Faltaba menos.

 

Un Charro que No es Líder Sindical. Le dicen “El Charro de la Rosa Blanca” y no es poblano.

(Nació en Michoacán y desde niño vive en Los Ángeles, California).

Hace apenas un año empezó a cantar canciones vernáculas.

(Vernáculo, vernácula: (lengua, costumbre) Que es propio del país o la región de la persona de quien se trata).

Por iniciativa de algunos diputados locales, el Charro de la Rosa Blanca fue objeto de un homenaje en el Congreso del estado como cantante de música vernácula.

Y repito: ni siquiera es poblano ni tiene lazos con Puebla.

Es Charro, sí, como treinta millones de mexicanos.

¿No sería mejor homenajear a músicos originarios del estado que en realidad ponen el nombre de Puebla muy en alto en el extranjero?

Digo: es una modesta proposición.

 

Liz Vilchis Platica con una Amiga. “Es de que me dijeron que así tengo que leer todo lo que me pasan los miércoles en la Mañanera para desamontonar, que diga desmontar, las mentiras falsas que dicen los medios, ¿no? Yo sólo leo lo que me pasan, este, este, de la oficina se comunicación. Y pus una se pone nerviosa por estar, este, este, junto al señor presidente, porque no es tan fácil leer teniéndolo a él detrás, ¿no? Este, este, no es nada fácil ir leyendo, ¿no? Imporovisar sobre lo leído no es fácil, ¿no? Este, este… Es re difícil. Y pior cuando enfrente tienes al Lord Molécula con su cara de tonto, ¿no? Y su corbatita en el pescuezo. Y a la rubia química que nomás me está mire y mire como espulgándome, ¿no? Pus así no se vale. Y luego están ésos que nomás se la pasan pegándome en Tuiter, ¿no? A la menor provocación se burlan de mí, manita. Como cuando dije ‘no es falso, pero no es verdadero’, ¿no? Ya me agarraron de su pendeja, sobre todo cuando el señor presidente dijo eso de que ‘la señorita no sabe leer, pero no dice mentiras’. Chale, ¿no? Pus sí duele”.

spot_img

Más artículos

Últimas noticias

La Amante Poblana 13

Íncubo

Antología del pan

spot_img