16.1 C
Puebla
domingo, julio 3, 2022
spot_img

Los amigos y los karaokes (más de la trama Mier-Rueda)

Más leídas

Detrás de cada trama siempre ha habido algo de música.

En la de Mier-Rueda no podía faltar.

Un karaoke privado fue en varios momentos el centro de reunión para celebrar lo bueno de la vida: nombramientos como presidente de la Jucopo, generosos convenios publicitarios y arribos a la Auditoría Superior del Estado o a la alcaldía de Tecamachalco.

Desde hace años, Ignacio Mier Velazco, Ignacio Mier Bañuelos, Arturo Rueda y Paco Romero mantuvieron una amistad a prueba de sexenios.

Con el arribo de la 4T, todos empezaron a cantar.

Lo hacían en privado, sin ojos y sin oídos molestos.

Y entre canciones de José-José, el Buki y Juan Gabriel.

El romance también se cocinó en esas sesiones.

Y hasta anillos de compromiso hubo.

Pero también rupturas.

De vez en cuando se cruzaban fichas… y dardos.

Dardos envenenados.

Algunas traiciones se cocinaron ahí: entre promesas de tiempos por venir.

Cuando Bernie Madoff supo que iban por él, puso música de Frank Sinatra, se sirvió un escocés en las rocas, miró desde su terraza el espléndido Central Park de New York y le comentó a su esposa: “Tuvimos una buena vida”.

Una hora después llegaron varios agentes del FBI y se lo llevaron a la cárcel por el delito de fraude masivo.

Vianey N y Erick N escuchaban música de banda a todo volumen mientras bebían brandy
y ron, a bordo de su Nissan Versa negro, cuando fueron detenidos por policías municipales
debido a la comisión de varias faltas administrativas.

Como los señores se pusieron toscos, los uniformados catearon el auto y descubrieron bolsas de crack.

Y algo más: la certeza de que Vianey y Erick eran los autores materiales de un reciente asalto a una tienda Elektra.

¿Qué hacía Arturo Beltrán Leyva, el Barbas, en su departamento de lujo en Cuernavaca
antes del arribo de los marinos que culminó con su muerte?

Se echaba unos tragos escuchando la música de su brother: Ramón Ayala.

Qué extraña fusión entre la música y la tragedia.

Si los karaokes hablaran…

Ufff.

spot_img

Más artículos

Últimas noticias

spot_img